Consejos del Consumidor

Lo que todo padre debe saber sobre el autismo

(BPT) - Poco después de que naciera su hijo Zamar, Selena se dio cuenta de que el niño, aunque le encantaba jugar con sus bloques y hacer burbujas, no estaba teniendo contacto visual ni reaccionaba al mundo que lo rodeaba. Selena decidió hablar con un amigo que recomendó realizarle un examen diagnóstico a Zamar para conocer si tiene autismo. La corazonada resultó correcta: después de una prueba y evaluación completa, Zamar fue diagnosticado con autismo a los 16 meses de edad. Su familia fue entonces a una organización local de servicios sociales que pudo conectar a Zamar con terapias y apoyo para satisfacer sus necesidades específicas.

Zamar es sólo 1 de cada 54 niños en los Estados Unidos afectados por el autismo, según los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). El autismo abarca una amplia gama de afecciones que pueden surgir como dificultades en las habilidades sociales, comportamiento repetitivo, habla y la comunicación no verbal. El espectro autista es increíblemente vasto y diverso. Cada individuo con autismo posee un conjunto único de fortalezas, desafíos, perspectivas y experiencias. Si bien algunas personas con autismo necesitan poco o ningún apoyo y pueden vivir de forma independiente, otras con dificultades más significativas, pueden necesitar un apoyo más constante y sostenido.

La Academia de Pediatría de los Estados Unidos (American Academy of Pediatrics) recomienda que todos los niños sean examinados para detectar autismo en su chequeo de bienestar infantil a los 18 y los 24 meses. Debido a la pandemia de la COVID-19, muchas familias no han podido asistir a visitas regulares de bienestar con el pediatra de su hijo. Lamentablemente, esto implica menos oportunidades para evaluar el progreso de un niño en etapas vitales del desarrollo, algunas de las cuales pueden revelar señales de autismo.

Como padres, la identificación de las primeras señales de autismo puede marcar una enorme diferencia en ayudar a que el niño pueda tener acceso a los mejores recursos a lo largo de su vida. En el caso de Zamar, eso significaba asegurarse de que supiera que contaba con el apoyo para aprender a comunicar sus necesidades. En pocas palabras, un diagnóstico a tiempo puede ayudar a una familia a obtener asistencia a tiempo para el mejoramiento del aprendizaje, así como de la comunicación y las habilidades sociales de sus hijos pequeños con autismo. Las habilidades lingüísticas y de comunicación de Zamar están progresando mucho después de su diagnóstico, gracias a los servicios y al tratamiento que se le brinda.

“Mientras más pronto reciba apoyo el niño, sea cual fuere su conjunto único de fortalezas y desafíos, mejores podrán ser sus resultados futuros”, asegura la Dra. Pamela Dixon, directora de servicios clínicos e inclusión de Autism Speaks. “Creemos en un mundo donde todas las personas con autismo puedan aprovechar todo su potencial, y el diagnóstico a tiempo es fundamental para hacerlo realidad”.

Si tiene hijos, probablemente se ha hecho algunas preguntas sobre el autismo, como las siguientes: ¿Cuántos niños están considerados dentro el espectro autista? ¿Por qué es importante el diagnóstico a tiempo? ¿Cómo sé si mi hijo tiene autismo? ¡A continuación, compartimos información importante que debe tener en cuenta!

Datos sobre el autismo

Se estima que 3 millones de personas en los Estados Unidos, y 70 millones en todo el mundo tienen autismo. Debido a que el autismo es un trastorno del espectro, cada persona afectada tiene un conjunto distinto de fortalezas y desafíos.

Aunque el autismo puede diagnosticarse en una edad tan temprana como los 18 meses, las señales del mismo pueden aparecer mucho antes. A pesar de esto, el diagnóstico promedio para los niños con autismo es de 4 años y 3 meses. Los niños de las comunidades minoritarias y de bajos ingresos, donde el acceso a los recursos de salud y a las evaluaciones de detección pueden ser más difíciles, son diagnosticados incluso más tarde en sus vidas.

Por qué es importante el diagnóstico a temprana edad

Las investigaciones sobre el autismo muestran claramente que la intervención temprana puede ayudar a los niños a mejorar su capacidad de aprender, comunicarse y desarrollar habilidades sociales para toda la vida. También puede ayudar a padres y cuidadores: Entender el diagnóstico de autismo de su hijo ayuda a los padres a desarrollar su relación con el niño, ayudándolo a transitar por su mundo para que pueda alcanzar mejor todo su potencial a lo largo de su vida. “Confíe en sus instintos. Usted es quien conoce mejor a su hijo. ¡No espere a ver si las cosas cambian! Hágale la prueba a su hijo de inmediato. Cuanto antes mejor, para que la terapia pueda lograr las metas establecidas específicamente para su hijo”, aconseja Selena.

¿Cómo se diagnostica el autismo?

Un desafío para diagnosticar el autismo es la probabilidad de que un niño no presente las mismas señales que otro. Por esa razón, es importante que su hijo sea examinado regularmente por un proveedor de atención médica y examinado para detectar autismo, especialmente si usted tiene preocupaciones sobre su comportamiento o el logro de sus metas.

Estas son algunas señales cruciales:

A los 6 meses

  • Poca o ninguna sonrisa amplia u otras expresiones alegres y simpáticas
  • Contacto visual limitado o nulo

A los 9 meses

  • Poco o ningún intercambio de sonidos, sonrisas u otras expresiones faciales

A los 12 meses

Poco o ningún:

  • Balbuceo
  • Gestos de interacción como señalar, mostrar, alcanzar o mover las manos
  • Respuesta al llamado por su nombre

A los 16 meses

  • Muy pocas o ninguna palabra

A los 24 meses

  • Muy pocas o ninguna frase significativa de dos palabras (sin incluir imitación o repetición)

A cualquier edad

  • Pérdida de habilidades del habla, balbuceos o destrezas sociales previamente adquiridas
  • Evitar el contacto visual
  • Preferencia persistente por la soledad
  • Dificultad para entender los sentimientos de otras personas
  • Retraso en el desarrollo del lenguaje
  • Repetición persistente de palabras o frases
  • Resistencia a cambios menores en la rutina o en lo que le rodea
  • Intereses restringidos
  • Comportamientos repetitivos (agitación, balanceo, dar vueltas)
  • Reacciones inusuales e intensas a sonidos, olores, sabores, texturas, luces y/o colores

Si usted reconoce estas señales en su hijo, haga el cuestionario de detección de dos minutos en AutismSpeaks.org/screen-autism (en español: AutismSpeaks.org/deteccion-temprana-autismo) que le ayudará a determinar si un profesional debe evaluar a su hijo.

Las preguntas de detección exploran la comunicación verbal y no verbal de su hijo, entre otras conductas. Algunos ejemplos son:

  • Si usted señala algo al otro lado de la habitación, ¿su hijo lo mira?
  • ¿Su hijo está interesado en compartir con otros niños?
  • ¿Su hijo responde cuando usted lo llama por su nombre?
  • Cuando sonríe a su hijo, ¿le sonríe a usted también?
  • ¿A su hijo le molestan los ruidos cotidianos?
  • ¿Su hijo lo mira a los ojos cuando le habla?

Aunque el resultado de las preguntas muestre que su hijo puede tener más posibilidades de tener autismo, debe tener claro que no se trata de un diagnóstico. Es recomendable que hable con el proveedor de atención médica de su hijo para obtener una evaluación completa por parte de un especialista médico calificado como un neurólogo, pediatra de comportamiento o psiquiatra, el cual sí puede proporcionar un diagnóstico.

Autism Speaks puede ayudar a su hijo, incluso después del diagnóstico: “Una vez que Zamar fue diagnosticado, la clínica me sugirió el libro 100 day kit para familias recién diagnosticadas y niños pequeños. Fue muy informativo”, recuerda Selena. “Luego me inscribí en los boletines informativos para mantenerme conectada y actualizada sobre los recursos y servicios más recientes. Es genial contar con un sentido de comunidad para Zamar".

Para obtener más información sobre el autismo visite la página web AutismSpeaks.org.

]]>